La nueva bio-civilización


Muchos indicadores científicos apuntan a la irrupción de una tragedia ecológica. Pero lentamente la religión de la tierra va surgiendo, creando conciencia y proponiendo un programa.

Por Claudio Fabian Guevara

¿Es el colapso ambiental de la Isla de Pascua el posible futuro de la Tierra?

Cada vez hay más movilización y conciencia planetaria en torno al tema. Si a los pocos miles de pascuenses les bastaron herramientas de piedra y el poder de sus propios músculos para destruir su sociedad y su medio ambiente ¿cómo los más de 6 mil millones de personas que somos hoy en todo el planeta, con herramientas metálicas y con poderosas máquinas, no podríamos llegar a consecuencias peores?

Hay algunos factores en la historia de la isla que ilustran problemas actuales. Y muchos indicadores científicos que apuntan a la irrupción de una tragedia ecológica y humanitaria en nuestro futuro inmediato.

1. Deforestación

En la actualidad sufrimos deforestación, erosión del suelo, pérdida de fertilidad, y contaminación de agua. La destrucción de los bosques junto a la erosión del suelo y la pérdida de agua, convierten la pérdida del hábitat forestal en un problema acelerado. Los árboles no pueden volver a crecer en lugares donde se ha perdido suelo, y el suelo se regenera a un ritmo mucho menor que el que se pierde. Por tanto, la deforestación puede considerarse un factor de colapso global de nuestra moderna civilización, al igual que lo fue en la isla del Pacífico.

2. Depredación

Un segundo grupo de factores incluye la sobre-caza y la sobre-pesca. Hoy existe una necesidad acelerada de proteínas para alimentar una creciente población humana, y las actuales fuentes de proteína son insuficientes.

Andamos con prisa hacia la extinción en masa de especies de plantas y animales tanto por la depredación de los humanos en busca de comida y recursos como por prácticas de destrucción del hábitat y cambio climático.

Un ejemplo ilustrativo lo cita el teólogo brasileño Leonardo Boff: “La humanidad está hoy consumiendo un 30% más de lo que la Tierra misma puede reponer. En 1961 precisábamos de la mitad de la Tierra para dar respuesta a las demandas humanas. En 1981 se daba un empate, es decir ya necesitábamos a la Tierra entera. En 2008, superamos el 30 %. La Tierra está dando señales inequívocas de que ya no aguanta más”.

”Si se mantiene el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial entre 2-3% por año, como está previsto, en 2050 necesitaríamos dos planetas Tierra para dar respuesta al consumo, lo que es imposible porque contamos con sólo una”.

Otro dato: el consumo está absurdamente concentrado. El 20% más rico consume el 82.49 % de todas la riqueza de la Tierra y el 20 % más pobre, se tiene que contentar con un minúsculo 1.6%.

Otro factor de colapso es el crecimiento de la población humana. ¿Puede el planeta acomodar 6.500 millones de personas?
Otro factor de colapso es el crecimiento de la población humana. ¿Puede el planeta acomodar 6.500 millones de personas?

3. Crecimiento poblacional

Otro factor de colapso es el crecimiento de la población humana. ¿Puede el planeta acomodar 6.500 millones de personas? Hasta el momento sí. Pero no puede sostener una población de 6.500 millones de personas, todas ellas viviendo el actual estilo de vida de los países ricos.

¿Puede el planeta sostener a 12.000 millones de personas? Es difícil de imaginar, pero en los próximos años veremos qué sucede.

Los nuevos factores

La humanidad presenta también nuevos factores de colapso, que nunca sufrieron las antiguas civilizaciones: calentamiento climático, contaminación ambiental y escasez de energía.

No está claro si la Tierra se auto corregirá de estos desequilibrios, pero el tiempo para que estos problemas se materialicen en los peores miedos puede medirse en menos de un siglo o pocas décadas. Hay quienes pronostican que la Humanidad tiene sólo 10 años de tiempo para torcer el rumbo hacia el desastre.

Entre tanto, eventuales colapsos pueden asumir diversas formas, como contagios masivos de enfermedades o guerras desencadenadas por los recursos ambientales. La sociedad petrolera es un proyecto agotado e inviable, y su derrumbe no estará exento de catástrofes en menor o en mayor escala.

¿Se trata de un escenario de extinción humana o “sólo” de un futuro con bajos estándares de vida?  ¿Puede la tecnología salvarnos? ¿Nos colapsaremos en guerras y canibalismo como hicieron los isleños de la Isla de Pascua?

Torciendo la historia

Para muchos, sería posible torcer la historia. Según Jared Diamond, “los Isleños de Pascua no tenían ningún libro y no sabían la historia de ninguna otra sociedad condenada a sucumbir. Al contrario de los pascuenses, nosotros sabemos la historia del pasado -información que podría salvarnos”.

Yann Arthus Bertrand, director del documental “Home”: "En unos años nuestros hijos se harán preguntas: ¿Por qué no reaccionaron?"
Yann Arthus Bertrand, director del documental “Home”: “En unos años nuestros hijos se harán preguntas: ¿Por qué no reaccionaron?”

Yann Arthus Bertrand, del director del documental “Home”, formula la misma esperanza. “En unos años nuestros hijos se harán preguntas: ¿Por qué no reaccionaron si conocían los peligros? Todo estaba anunciado: Por qué no actuaron?”

“Pero podrían decir también algo hermoso ­–razona Bertrand-: “Su actitud fue estupenda. Ante el peligro, tuvieron valor para cambiar su forma de vida. Lo que cuenta son las soluciones encontradas”.

También Leonardo Boff expresa confianza. El teólogo brasilero llama a pensar en otro paradigma de civilización, otras formas de producción y hábitos de consumo. Propone un programa común para salvar la Tierra, impulsando una “bio-civilización” con cuatro ejes esenciales:

–       El uso sustentable, responsable y solidario de los limitados recursos y servicios de la naturaleza.

–       El control democrático de las relaciones sociales, especialmente sobre los mercados y los capitales especulativos.

–       Un ethos mundial nacido del intercambio multicultural, enfatizando en la compasión, la cooperación y la responsabilidad universal.

–       La espiritualidad, como dimensión antropológica y no como un monopolio de las religiones. Una conciencia que se siente parte de un Todo mayor, que percibe una Energía poderosa y que representa el sentido supremo de todo.

Leonardo Boff llama a pensar en otro paradigma de civilización, otras formas de producción y hábitos de consumo.
Leonardo Boff llama a pensar en otro paradigma de civilización, otras formas de producción y hábitos de consumo.

Boff, un religioso, impulsa esta plataforma como un llamamiento a la sociedad civil, para que se movilice, presione y promueva los cambios que vienen siempre de abajo. “Confío en eso: -dice: la razón, la prudencia, la sabiduría vendrán de la sociedad civil. Será, también en cuanto al clima, el principal sujeto histórico. Ningún cambio real viene de arriba, sino de abajo”.

Boff es sólo un exponente de un movimiento formidable que se desarrolla a lo largo y a lo ancho de la tierra. Lentamente, desde la apelación de libros, películas o discos, la religión de la tierra va surgiendo, única y transdisciplinar, multicultural y compleja. Se mezclan científicos, chamanes, activistas, sindicalistas, curas y simples ciudadanos. Se va convirtiendo en una fe que comparten millones de personas, que sueñan no con una tragedia que acabe mal, sino con una crisis que purifique. Y que permita “dar un salto en la dirección de un futuro mejor”.

Nota anterior: Isla de Pascua, el cuento corto de la tierra


Un comentario sobre “La nueva bio-civilización

  • el 29 enero, 2015 a las 00:56
    Permalink

    Hola Claudio
    No va andar.
    Todos los que vos nombras ; viven con las comodidades de la época y ni piensan en dejarlas de lado.
    Supongo que vos tampoco y yo menos.
    Las personas siguen viviendo en las laderas de volcanes activos y después claman a los cielos diciendo : ¿Por qué me pasó esto a mí?.
    Ninguna sociedad estira la cuerda hasta un poco antes que se rompa ; la rompe alegremente en medio de un pitorreo generalizado.
    Todos sabemos que alrededor del 10 % de la población mundial ; no sirve para absolutamente nada ; es mas ; vive amargándole la vida al 90 % restante.
    Ningún gobierno va a tomar la decisión de ponerle fin a esa situación.
    Todos miramos para el costado.
    Ningún futuro descendiente de esta generación se podrá quejar demasiado por la sobre población ; porque le van a contestar ; gracias a eso vos estas aquí.
    Y menos por el consumo desmedido ; le dirán a vos no te va tan mal gordito ; no te privas de nada.
    Claro que esto puede colapsar en algún momento ; ¿quien lo duda?.
    Esta generación ; no le echa la culpa a las generaciones pasadas.
    Vamos resolviendo nuestros problemas como podemos.
    Que las generaciones futuras se ocupen de solucionar los suyos.
    Los grandes cambios que se ven en el planeta dependen de condiciones naturales ; de fuerzas incontrolables por nosotros y es poco lo que los humanos estamos haciendo para empeorarlo.
    Solo nos fastidiamos nosotros.
    En cuanto al Apocalipsis que pronostican todo el tiempo ; lo vengo escuchando y leyendo desde hace mucho.
    Los agoreros siempre estuvieron a la orden del día.
    El fin del mundo fue pronosticado desde tiempos bíblicos y antes también.
    A principios del siglo XX la gente se tiraba por la ventana con el asunto del Halley.
    Para1984 se venia otra vez ; luego lo corrieron para la década del 90 ; por supuesto no olvidemos el 2000.
    Como nada pasó ; ahora lo corrieron para el 2012.
    Un día será sin dudas pero me temo que nos va a tomar desprevenidos.
    El Universo en el que estamos inmersos es muy pero muy peligroso.
    Las leyes del azar son inapelables ; si algo puede suceder ; sucederá.
    Rubén (LG)

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *