LA FATIGA DE LA COMPASION (I) :: ¿Somos cada vez más insensibles al dolor ajeno?