Antenas: medirán los niveles de radiación


Quieren saber si se respetan los niveles de seguridad como paso inicial para un plan de acción. Proponen disminuir la potencia y medidas de autoridad para impedir que continúen los intentos de instalación clandestina.

El miércoles 2 de Noviembre en la sede de la CEM tuvo lugar una reunión vecinal para debatir sobre la invasión de antenas en la ciudad. El encuentro, organizado por el licenciado Claudio Guevara -que viene estudiando el problema de la contaminación electromagnética para una tesis de maestría- contó con una concurrencia de 40 vecinos, incluidos los concejales José Ramos y José Cestari (CC), el dirigente radical Juan Manuel Torres, periodismo y otros referentes locales.

Con la colaboración de Ricardo Paredes Sonido Empresarial, se proyectó un documental español del año 2009 titulado “Contracorriente”, que revela los riesgos para la salud que provienen de transformadores y las líneas de electricidad, agravado por la expansión de las tecnologías inalámbricas. En el documento, se exponen las posturas encontradas de científicos que aseguran que la contaminación electromagnética es nociva para la salud, y de representantes de la industria que lo desmienten. También se pasa revista a la posición de comunidades y vecinos movilizados contra torres de alta tensión y antenas de telefonía móvil.

A su término, los vecinos debatieron sobre el problema suscitado en Mercedes por la proliferación de antenas, que tuvo dos episodios recientes donde la movilización vecinal impidió la instalación de mástiles en los barrios Las Acacias y San Luis.

En la reunión se escucharon quejas por la antena de 25 y 28 (que lleva más de una década en el centro de la ciudad), testimonios de vecinos del barrio San Luis que piden que la antena clausurada se desmonte definitivamente y distintas posturas sobre el problema. También se escuchó a dos empresarios pedir “reglas claras”, ya que que intentaron levantar una antena de Internet inalámbrico y cuya obra el municipio no autorizó.

Los representantes de Telefónica, que anticiparon su participación para escuchar la postura de los vecinos, no asistieron.

Como conclusión general, se asumió que las antenas de telefonía inquietan a mucha gente, y más con el proceso en curso para multiplicarlas a fin de darle capacidad a la nueva generación de celulares 3G. Pero también se llamó la atención sobre los riesgos de los transformadores eléctricos –hubo una mención especial al de 17 y 18- y se decidió emprender un debate comunitario con la participación de las autoridades para abordar el problema en su conjunto.

Los vecinos comenzaron a organizarse con una planilla de asistencia, y acordaron impulsar una iniciativa para medir el nivel de radiación en distintos puntos de la ciudad. Quieren saber si se respetan los niveles de seguridad fijados en la actualidad, como paso inicial para un plan de acción integral. Luego, hubo propuestas para pedir que se disminuya la potencia de irradiación de los mástiles céntricos, y un clamor general: medidas de autoridad claras del municipio para impedir que continúen los intentos de instalación clandestina de nuevas torres.

Próximamente se programarán nuevas reuniones abiertas, que serán informadas por la prensa.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *