150: El número mágico


¿Cuántas relaciones interpersonales podemos realmente manejar? A juzgar por las amistades que acumulamos en las redes sociales, varios cientos. Pero una teoría afirma que hay un número máximo de relaciones que el cerebro humano puede manejar eficazmente: 150. Implicancias para la vida social, la producción y los negocios.

SocialNetworking
Una teoría sostiene que la capacidad cerebral para mantener relaciones interpersonales en la vida real está limitada a un número mágico que despierta la curiosidad de los estudiosos.

¿Cuántas relaciones interpersonales podemos realmente manejar? Hay gente que acumula cientos o miles de contactos en el Messenger, Twitter, Facebook y otras redes sociales.

Sin embargo, incluso cuando hay quienes desarrollan habilidad para mantenerse en contacto con cientos de personas a la vez mediante los dispositivos que emulan la sociabilidad cara a cara, una teoría sostiene que la capacidad cerebral para mantener relaciones interpersonales en la vida real está limitada a un número mágico que despierta la curiosidad de los estudiosos: 150.

La teoría de la inteligencia social sostiene que la capacidad de los individuos para relacionarse con otros está determinada por el tamaño del neocortex cerebral, la capa responsable del pensamiento consciente. Esto resulta en una limitación en la cantidad –o la calidad- de las relaciones que podemos mantener simultáneamente, de la misma manera que una computadora está limitada para realizar tareas complejas por el tamaño de su memoria y la potencia de su procesador.

Robin Dunbar, investigador de Biología Antropológica en el University College de Londres, después de algunos cálculos matemáticos en torno a esta cuestión, arribó a una cifra: 148. Sería el número máximo de relaciones que el cerebro de un ser humano tipo puede manejar eficazmente.

► Relaciones cara a cara

La objeción más corriente a esta afirmación sostiene que en realidad, los seres humanos hoy vivimos en naciones con millones de seres. Diariamente nos movemos y relacionamos dentro de comunidades con miles de personas…

Sine embargo, lo que se investiga aquí no es la cantidad de encuentros fortuitos, intercambios comerciales o saludos con los vecinos que experimentamos día a día. Hablamos de la cantidad de relaciones personales, coherentes y estables, que podemos mantener con otras personas a lo largo de un periodo razonable de tiempo.

La hipótesis de Dunbar sugiere que, si bien existen grupos mucho más grandes en número en la sociedad actual, 150 sería el número de una unidad social relevante en la sociedad humana. La cotejó con evidencia histórica y sociológica, y arrojó luz sobre un fenómeno que tiene notables implicancias para la vida social, la producción y los negocios:

►En los modernos ejércitos, la mínima unidad independiente es la compañía, que consiste en tres pelotones de entre 30 y 40 hombres, más los escoltas del comandante, haciendo un número total de 130 a 150 hombres. Incluso en la antigua Roma, la unidad militar básica reunía 130 hombres.

►En el mundo de los negocios, los administradores saben que las compañías de hasta 150 personas funcionan bien sobre la base de las relaciones cara a cara. Cuando crecen por arriba de ese número, se multiplican los problemas. Los sociólogos han detectado que hay un umbral crítico entre los 150 y los 200 donde se comienza a multiplicar el ausentismo, las bajas por enfermedades y la corrupción administrativa.

►La Universidad de Sussex publicó una encuesta sobre 12 disciplinas científicas. Hallaron que el número máximo de investigadores a los cuales un individuo puede poner atención, oscila entre los 100 y los 200. Cuando una disciplina reúne más gente, sucede que se fragmenta en dos o más subdisciplinas.

Hay otros ejemplos interesantes. Los grupos del neolítico reunían típicamente a una población de entre 120 y 150 personas, a juzgar por la cantidad de viviendas. Los Hutteritas, un grupo fundamentalista religioso que vive en comunidades granjeras en Norteamérica, consideran 150 el número máximo de sus comunidades. ¿La razón? Entienden que por arriba de 150, ya no pueden controlar la conducta de sus miembros mediante el simple expediente de la presión personal de cada compañero.

Más evidencia sugiere que 150 sería un número natural de agrupamiento de individuos, que permite mantener relaciones coherentes entre sus miembros a través del tiempo mediante la simple interacción directa.

La pregunta que muchos se hacen, ante el despliegue acelerado de las redes sociales y los cambios de hábitos en niños y adolescentes, es si las nuevas tecnologías permitirán ir más allá de este límite, o si por el contrario serán contraproducentes. ¿Mutarán nuestros cerebros para permitirnos más conexiones simultáneas? ¿O las capacidades de interacción real de la gente se dañan al verse remplazadas por sustitutos virtuales?


El número de la conversación ideal

¿Cuántas personas constituyen el grupo de una conversación ideal? Dunbar aplicó sus criterios matemáticos a la cantidad de personas que constituyen un grupo de conversación ideal, y lo cotejó con observaciones en una cafetería estudiantil. Las cuentas coincidieron: 3-4 personas es el grupo ideal, con una amplia tendencia a dividirse en subgrupos cuando la cantidad de personas crece.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *