Las 7 Leyes del Caos

Ley del Efecto Mariposa: el poder de la influencia sutil

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

LAS LEYES DEL CAOS (II). Todos somos agentes de cambio, dice la segunda ley. Frente al poder de los poderosos, podemos enarbolar el poder de los impotentes, y cultivar nuestra habilidad para influir positivamente en el mundo.

 

Por Claudio Fabian Guevara

La más popular de las leyes del caos, el “Efecto Mariposa”, habla del poder de pequeños eventos, de la influencia sutil que un detalle puede tener sobre nuestras vidas y las de los demás. El Efecto Mariposa nos dice que todos tenemos poder, que cada uno de nosotros tiene influencia sobre el mundo y que la fuerza de muchos aleteos es más importante que cualquier poder individual.

John Briggs & David Peat, en “Las Siete Leyes del Caos”, explican la segunda ley del caos partiendo del trabajo de uno de los fundadores de la teoría: el meteorólogo Edward Lorenz.

Los algoritmos del clima

Lorenz estaba trabajando en un modelo simple de predicción atmosférica, basado en sólo tres datos: la velocidad del viento, la presión del aire y la temperatura. El científico venía realizando un cálculo matemático larguísimo, y como en aquellas épocas no existían los potentes ordenadores de hoy, decidió simplificar la cuenta y empleó sólo tres decimales en lugar de seis. Pensó que este cambio sólo afectaría los resultados en una escala menor. Sin embargo, lo sorprendió la poca semejanza de esta predicción atmosférica con la anterior, en la que había usado seis decimales. Dedujo entonces algo que lo condujo a ser uno de los fundadores de la teoría: una pequeña variante en uno de los datos, combinada y retroalimentada con otras, provocaba grandes cambios en el resultado final. Lorenz retomó entonces un viejo proverbio chino y se preguntó: “¿Puede el aleteo de una mariposa en Brasil desencadenar un tornado en Texas?”

"¿Puede el aleteo de una mariposa en Brasil provocar un tornado en Texas?"
“¿Puede el aleteo de una mariposa en Brasil provocar un tornado en Texas?”

El clima es un sistema no lineal, donde diminutas influencias, a partir de procesos de realimentación positiva o negativa, pueden actuar de modo de transformar todo el sistema. Por ese motivo las predicciones meteorológicas son tan difíciles a largo plazo, e incluso fracasan a menudo en el corto plazo.

La mayor parte de nuestro mundo es un sistema no lineal. Si miramos bien, podemos ver “Efectos Mariposa” en todas partes: una frase enciende un haz de neuronas y da lugar a una brillante idea; un rumor termina empujando la caída de la bolsa; la acumulación de agravios provoca la reacción de un prisionero y comienza un motín carcelario…

“Los humanos pueden seguir abrigando sus sueños de control…”, dicen Briggs & Peat. “Pero la teoría del caos nos enseña que la mayoría de los sistemas están ligados a innumerables mariposas de muchas variedades sutiles e infinitos colores. Tanto en la naturaleza, como en la sociedad y en la vida cotidiana, el caos gobierna a través del efecto mariposa”.

El poder de los impotentes

¿Sientes que tu vida está dominada por fuerzas impersonales e incontrolables a tu alrededor? Frecuentemente nos sentimos impotentes frente a las corporaciones, la burocracia o los designios de individuos poderosos.

La teoría del caos nos da otra respuesta. Dice que nadie en realidad puede controlar en forma exclusiva los sistemas complejos que forman nuestro mundo. Esto es evidente si reparamos en que los vencedores de hoy son los perdedores de mañana, que todos los que intentan deglutir a sus semejantes acaban siendo deglutidos, que hasta la más brillante de las carreras políticas termina en fracaso.

Frente al poder de los poderosos, podemos enarbolar el poder de los impotentes. No tenemos el poder de los controladores, pero tenemos el poder de la influencia sutil.

¿Qué es la influencia sutil? Es lo que cada uno de nosotros afirma, para bien o para mal, por su forma de ser. Si frente a un jefe ineficiente nos comportamos como alcahuetes incondicionales, esto tiene un impacto en nosotros y en los demás. Si somos genuinamente honestos, críticos y propositivos a la vez, también.

La influencia sutil respecto del poder nos dice que todos somos agentes de cambio. Por poco que hagamos o dejemos de hacer, contribuimos decisivamente a que las cosas sean como son, o dejen de serlo.

Rosa Parks, detenida luego del incidente del autobús: su gesto desató una revuelta antirracial.
Rosa Parks, detenida luego del incidente del autobús: su gesto desató una revuelta antirracial.

La paradoja del caos

Hace unas cuantas décadas, Rosa Parks, una mujer de color, se negó a cederle el asiento a una mujer blanca en un autobús de Memphis, tal cual establecían las leyes racistas imperantes en EE.UU. en la época. Ese mínimo gesto provocó un incidente que, realimentado por el malhumor social de la minoría negra por el apartheid, devino en masivas protestas y en el inicio de un formidable movimiento social. Pocos años después, con Martin Luther King a la cabeza, lo que comenzó como una discusión en un autobús terminó con la abolición de las leyes racistas.

El poder de la impotencia va de la mano con una humildad básica, en la que nos damos cuenta de que la clave para el cambio no radica tanto en acciones individuales, como en el modo en que interactúan diferentes factores. Frente a los sistemas rígidos del poder, podemoscultivar nuestra habilidad para influir sutil y positivamente en nuestra vida o la de las demás.

Como demuestran tantos ejemplos similares al de Rosa Parks, las consecuencias de un acto individual en la sociedad son difíciles de predecir. Nuestras acciones pueden perderse en el caos, o realimentarse con otras similares, amplificarse y provocar un cambio, grande o pequeño. No podemos saber qué efecto tendrá nuestra conducta, ni cuándo ni cómo. Lo importante es vivir en la verdad, sabiendo que el mundo fluye permanentemente, que cualquier contexto puede cambiar y de hecho, cambiará.

La paradoja del caos reside en que el cambio no lo provoca una persona, sino la interrelación y retroalimentación de numerosos factores. Y que un solo individuo, o un pequeño grupo de individuos, con un gesto mínimo, pueden desencadenar un proceso grandioso e influir profundamente en todo el mundo.


Ejemplos del “Efecto Mariposa” en la ficción y el cine

La idea del “Efecto Mariposa” tiene una frecuente aplicación en el cine y la literatura para explicar la enorme influencia que pueden tener pequeños cambios en el devenir de una historia.

En “Dos vidas en un instante” una muchacha despedida de su empleo llega a tiempo para tomar el metro, conoce a James, un hombre encantador, y vuelve a su casa a tiempo para hallar a su novio en pleno acto amoroso con una ex novia. Entonces, abandona el hogar e inicia una relación con James que tendrá una positiva influencia en su vida. En una segunda posible derivación de la historia, la muchacha no llega a tiempo para tomar el Metro, le roban la cartera y la golpean, nunca descubre el affaire de su novio y en su vida se suceden diferentes penurias. Todo porque la puerta del Metro se cierra unos segundos antes.

Butterfly Effect (2004) cuenta la historia de un joven que vuelve al pasado para cambiar ciertos hechos que afectaron negativamente a una amiga. Pero cuando interviene en la historia, no sólo cambia el destino de su amiga, sino también el de otros seres queridos. Volverá a intervenir, pero cada vez los dados del destino le jugarán una mala pasada.

NOTAS ANTERIORES:

Ley del Vórtice: la creatividad de la naturaleza

Las Siete Leyes del Caos: consejos de la ciencia para disfrutar lo impredecible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *