Wi-fi, señal de peligro