Sincronías: cuando la casualidad tiene sentido