Miedo a la muerte: La desesperación del ego