Mercedes se rebela contra la invasión de antenas