Los Cuatro Acuerdos (III): “No hagas suposiciones”