Ley de lo Simple y lo Complejo: el laberinto de los espejos