Ley de la Renovación Colectiva: la danza de la autoorganización