Ley de la nueva percepción: volver a unirse con el todo