El vórtice es centro de una reflexión científica deslumbrante.
CARROUSEL Las 7 Leyes del Caos

Las Siete Leyes del Caos: consejos de la ciencia para disfrutar lo impredecible

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La vida entera es caos, y es bueno que así sea, dice la ciencia. Dos científicos proponen siete miradas provocativas sobre la vida cotidiana para celebrar el azar y la magia de lo desconocido.

Por Claudio Fabián Guevara

¿Has sentido alguna vez que tu vida se desarmaba completa, que todas tus estructuras se sumergían en el descontrol? Es cuando asumimos que en realidad, nada es seguro ni dura eternamente. Solamente la publicidad engañosa nos induce a creer que es posible amurallarnos contra los riesgos y las catástrofes repentinas.

La verdad es que, más allá de periodos de relativa seguridad y estabilidad, nuestras vidas viven en el caos en forma permanente. Son tantos los factores que deciden nuestro destino, que pretender ponerlos bajo control es vanidad o pura ilusión. Por eso, en lugar de angustiarnos por lo imprevisible, es mejor disfrutar las posibilidades que nos brinda el azar de la vida.

Festejar lo impredecible

La teoría del caos postula miradas provocativas sobre estos temas. La ciencia descubre que la vida entera es caos, y es bueno que así sea. Tras estudiar a fondo las leyes que rigen la naturaleza, John Briggs y David Peat escribieron “Las Siete Leyes del Caos”, un trabajo que proyecta sobre el orden social la nueva mirada de la ciencia sobre el universo. Propone aceptar el desorden de nuestras vidas, y pactar con el caos para convertirlo en una fuente de creatividad que nos haga más libres.

¿Qué es la teoría del caos? Comenzó con formulaciones matemáticas, se desarrolló con el estudio de las variaciones del clima, y en las últimas décadas se extendió a los otros planos del pensamiento social y científico.

Los estudiosos del caos se concentran en la interconexión que existe entre acontecimientos aparentemente aislados, en los modelos ocultos, en los matices, en la “sensibilidad” de las cosas, y en las reglas de cómo lo impredecible conduce a lo nuevo.

La teoría del caos tiene que ver más con lo que no sabemos, con la celebración de la magia y el misterio. El caos es al mismo tiempo, nacimiento y muerte, destrucción y creación. Habla de cómo, sobre la base de sistemas estables, se construye la inestabilidad y la futura aparición de formas de organización diferentes. Describe cómo cada pequeño cambio introducido en un sistema abierto tiene una respuesta que encierra la continuidad, metamorfosis o muerte futura del sistema. Y todos somos sistemas abiertos.

¿Cómo pueden aplicarse estos conceptos al análisis de nuestra vida personal?

Metáfora del arroyo

“Piensa en un arroyo de montaña”, dicen Briggs y Peat.

Es arroyo antiguo, pero al mismo tiempo, es diferente en cada estación: apenas un hilo de agua en verano, más caudaloso en invierno. Es el mismo arroyo desde hace siglos, pero al mismo tiempo es diferente cada día: el color del agua varía por la luz del sol, por las materias que transporta, por la cantidad de organismos que alberga.

Siéntate a su vera en un sector estrecho, y sumerge tus pies en el flujo cristalino. La corriente comenzará a rodear tus pies y comenzará a fluir por los lados. Halla un sector poco profundo y coloca varias piedras que obstaculicen la corriente. Pronto el agua hallará grietas para escurrirse, o tal vez no, y se convierta en un pequeño estanque que atraerá la visita de los moradores de la zona.

Porque el arroyo no está solo, forma parte de un complejo ecosistema: los glaciares de la montaña que lo nutren, la miríada de animales y plantas que beben de sus aguas, el clima con sus alteraciones y la tierra con todos sus sustratos. Es un sistema abierto: necesita de una continua alimentación de energía, es modificado por agentes externos, forma parte de una compleja red.

 

El arroyo es una metáfora de nosotros mismos: es al mismo tiempo estable y cambiante, sus aguas se renuevan constantemente y responde al entorno adaptándose de la mejor manera. De la misma manera, todos nosotros somos un cuerpo cuyas células se renuevan permanentemente, respondemos a los estímulos exteriores, y en definitiva somos la misma persona de hace 10 años, pero también una nueva persona cada día.

Al igual que el arroyo, cada uno de nosotros no está solo: estamos conectados con la naturaleza, y formamos parte de una red de relaciones sociales y familiares. Vivimos dentro de movimientos que nos afectan y afectan a los demás, creando movilidad y caos en diferentes niveles.

Una nueva experiencia del mundo

“Si sabemos apreciar el caos –dicen Briggs y Peat- podemos comenzar a ver el mundo como un flujo de modelos animados con giros animados, espejos extraños, sutiles y sorprendentes relaciones, además de la sorprendente fascinación de lo desconocido”.

La teoría del caos ha tenido tal impacto en variados órdenes de la vida: en las artes, la cultura y la economía. Se ha convertido en una metáfora cultural.

En esta serie repasaremos las siete leyes del caos propuestas por Briggs & Peat. No son formas de comportamiento o directrices sobre cómo hay que pensar. Son siete “provocaciones, entradas en una nueva experiencia del mundo”.

 

1. Ley del Vórtice: la creatividad de la naturaleza

Los momentos de caos e incertidumbre son oportunidades para mejorar nuestras vidas, dice la primera ley. Ser creativo implica abandonar las estructuras comúnmente conocidas para alcanzar una reorganización.

 

2. Ley del Efecto Mariposa; el poder de la influencia sutil

Todos somos agentes de cambio, dice la segunda ley. Frente al poder de los poderosos, podemos enarbolar el poder de los impotentes, y cultivar nuestra habilidad para influir positivamente en el mundo.

 

3. Ley de la Renovación Colectiva: La magia de la autoorganización

En el caos los individuos son parte indivisible del todo, y la tendencia a interactuar es algo profundamente inherente a su naturaleza. La tercera ley nos enseña a seguir la corriente, abrazar la diversidad e integrarnos en el flujo de la autoorganización.

 

4. Ley de lo Simple y lo Complejo: El laberinto de los espejos

Lo simple y lo complejo son reflejos lo uno de lo otro, dice la cuarta ley del caos. No están presentes en los propios objetos, sino en la forma que interactúan entre sí. Una invitación a aplicar el arte de la simplicidad y la paradoja de la complejidad para acercarnos a la fuente de la vida.

 

5. Ley de los Fractales: El arte del mundo en acción

La quinta ley del caos nos anima a cultivar un sentimiento de solidaridad con toda la creación, encontrando las semejanzas que tienen nuestros cuerpos con la naturaleza. Somos al mismo tiempo el centro del universo y participantes periféricos en modelos inmensos.

 

6. Ley del Tiempo Fractal: La conexión con los ritmos de la vida

La sexta ley nos dice que el tiempo mecánico del reloj es una ilusión que esconde el verdadero pulso del universo. El tiempo no es una línea recta, sino un fractal que debemos explorar para descubrir los matices del universo y de nosotros mismos.

 

7. Ley de la Nueva Percepción: Volver a unirse con el todo

La última ley del caos incluye y resume todas las anteriores. Nos invita a experimentar la solidaridad con el universo desde la perspectiva de un nuevo holismo que supere la mirada reduccionista de la sociedad industrial.

2 thoughts on “Las Siete Leyes del Caos: consejos de la ciencia para disfrutar lo impredecible

  1. Cáncer y Bolsa: de Fractales a Atractores:

    Por Carlos Torres Miranda

    NOTAS:

    a) FRACTALES: se basan en ecuaciones matemáticas complejas (imaginarias o

    analíticas).

    Se representan ecuaciones con números complejos.

    Ejemplo: el fractal de Mandelbrut (en la naturaleza).

    b) ATRACTORES: se basan en patrones que se generan al repetir un mismo

    experimento matemático o físico-químico infinitas veces,

    Se representan sistemas de ecuaciones diferenciales
    .
    Ejemplo: el atractor de Lorenz (usado para controlar

    fenómenos atmosféricos).

    c) CONSTANTES: son claves para el entrelazamiento de a) y b), igualándolas.

    PROCESOS:

    1.- CÁNCER (y enfermedades que se extienden por el organismo, ébola inc.):

    Creo firmemente que para los Cánceres, en los Fractales y los Atractores

    (comocontraesencia a los Fractales), se encuentra la llave de un método para la

    sanación, por métodos puramente MATEMÁTICOS, y no bioquímicos, del Cáncer,

    con la inestimable ayuda subordinada de otras disciplinas.

    El Cáncer como proceso caótico desarrollado como un fractal se ordenaría y

    confinaría en su/s Atractor/es Asociado/s correspondiente/s.

    Es decir, analizando el Fractal, se hallaría su Atractor Asociado (ó recíprocamente),

    se confinaría el Cáncer en él, y sería lo que se examinara exhaustivamente para

    curar los Cánceres, así como otras enfermedades. Esto convertiría el Cáncer en una

    entelequia (o recuerdo).
    2. BOLSA:
    Intercambiando “CÁNCER” por “BOLSA”, tal vez se podría controlar asimismo el

    Mercado, es decir, las Cotizaciones de los Valores de los Mercados Bursátiles de la

    Bolsa.

    Como volvemos a tratar con teorías como las del Orden y el Caos,

    en Ambientes de Incertidumbre ó de Certidumbre con Riesgo Fijado en el caso del

    Mercado, se haría nuevamente considerando éste como un Fractal que generaría

    Resultados económicos (Beneficios ó Pérdidas).

    La Economía mundial podría ir mejor con éstos patrones: Fractales que se

    mejorarían posteriormente con Atractores, maximizando ó minimizando a

    conveniencia los Resultados, económicos ú otros, en aras ó con la Utilidad, de

    funcionar mejor todo.

    ANEXO

    Ya se habla de que las tres teorías más punteras de la física actualmente pueden ser:

    Relativista o de lo grande (Lorentz, Einstein …)

    Cuántica o de lo pequeño (Heisenberg, Bohr…)

    Orden y Caos o de lo caótico (fractal de Mandelbrut, atractor de Lorenz …)

    Por CARLOS TORRES MIRANDA
    LICENCIADO EN MATEMÁTICAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *