Hierba de San Juan. Hipérico
Fitoterapia Medicina natural

Hierba de San Juan: Santo remedio

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Una planta con una tradición de 2000 años es redescubierta como un potente antidepresivo, que rivaliza con los medicamentos sintéticos. Es más barato, y no tiene las consecuencias indeseadas de las píldoras. Se consigue  con el nombre de Hierba de San Juan, o Hipérico.

Por Claudio Fabián Guevara

Una yerba antigua se está convirtiendo en el más moderno remedio contra la tristeza.

Cuenta la leyenda que hace más de 2000 años, la hierba de San Juan se usaba como amuleto contra las brujerías y elemento mágico en rituales y exorcismos. Se le atribuía a la planta la propiedad de hacer huir a los malos espíritus y las apariciones.

En el mundo moderno, esta planta -también conocida como Hipérico-, ha sido redescubierta y empieza a ser consumida masivamente para combatir el mal estructural de la época: la depresión. Es un remedio natural que rivaliza con los antidepresivos sintéticos, al punto en que Alemania sus ventas superan al Prozac.

La hierba de San Juan, sin embargo, tiene dos importantes ventajas. En primer lugar, es un compuesto natural mucho más barato que los productos de la industria farmacéutica. En segundo lugar, no tiene las consecuencias indeseadas propias de las píldoras: no genera disminución del apetito sexual, no produce boca seca y mareos, ni afecta negativamente las capacidades cognitivas y motoras.

En farmacias y herboristerías el producto se consigue como "Hierba de San Juan". o " Hipérico", ya sea como hierba natural, en forma de tintura madre o de píldoras.
En farmacias y herboristerías el producto se consigue como “Hierba de San Juan”. o ” Hipérico”, ya sea como hierba natural, en forma de tintura madre o de píldoras.

►Más detalles

La comunidad científica reconoce a la hierba de San Juan como Hypericum perforatum. Es una especie originaria de Europa, norte de África y Asia occidental, aunque ahora también crece en Estados Unidos y Canadá. Tiene muchos principios activos, pero el principal es la hipericina, pigmento que se localiza en tallos, hojas y los pétalos de la flor.

La eficacia de la hierba está verificada en numerosas pruebas científicas para el tratamiento de la depresión leve o moderada. En cambio, no ha mostrado mayor éxito en casos de depresión grave.

La manera en que enfrenta a la depresión no se limita a la serotonina, neurotransmisor responsable del bienestar, sino también a la noradrenalina, la que se relaciona con la generación de energía, y a la dopamina, vinculada al placer.

Entre sus efectos positivos sobre el bienestar emocional se reseñan:

  • Posee una efectividad similar a la de los antidepresivos que se obtienen con receta médica.
  • Produce un incremento en el sueño profundo, ya que incrementa la secreción nocturna de melatonina, lo cual ayuda a dormir mejor.
  • Tiene un efecto positivo a largo plazo sobre la ansiedad y posee un efecto benéfico similar al de la terapia de luz solar para el tratamiento del desorden afectivo estacional.

►Otros usos

Como toda medicina tradicional, la hierba de San Juana tiene numerosas aplicaciones. En la Edad Media se utilizaba para reducir la inflamación, aliviar dolores de cabeza y estómago e insomnio, como diurético y para tratar la angustia. También se aplicaba sobre la piel para atender hematomas, dolores musculares, quemaduras leves, reducir las manchas en la piel y tratar las hemorroides. Hay evidencias de su uso desde mucho antes, pues en la antigua Grecia personajes relacionados con la Medicina como Hipócrates y Galeno lo consideraban un remedio natural contra la “posesión demoníaca”.

Hoy la hierba de San Juan es utilizada no sólo para tratar depresiones moderadas, sino también para tratar la intranquilidad, enuresis (dificultad para contener la orina mientras se duerme), insomnio e hipertensión. Por vía interna el aceite de hipérico se emplea en el tratamiento de gastritis y úlceras gástricas y duodenales, y en edemas para el tratamiento de hemorroides. Por vía externa se usa como cicatrizante, para moderar la reacción inflamatoria en los tejidos, tiene efecto anestésico local, es antiséptico y estimula la cicatrización.

Se puede conseguir en diversas presentaciones. Para su ingesta, las más frecuentes son en forma de tabletas y como extracto o tintura en gotas, que se toman disueltas en agua. También, según las zonas y los países, se puede hallar en su forma natural (sin procesamiento químico) en forma de manojos. De esta manera es utilizada para preparar un té ingerible, que también sirve para lavar heridas y quemaduras.

Igualmente puede conseguirse en otras presentaciones farmacéuticas: jarabe, aceite o formando parte de fórmulas de cremas o ungüentos para aliviar calambres o dolores nerviosos localizados.

Efectos colaterales y contraindicaciones: Uno de los principales efectos indeseables, es el de volver al consumidor anormalmente sensible a la luz. La hierba también tiene contraindicaciones: tomada en combinación con algunos medicamentos, reduce su efecto. No es recomendable para embarazadas. En cualquier caso, siempre es importante informarse detalladamente antes empezar con su toma regular.

Fuentes:

“Calma… Mucha calma con la hierba de San Juan”. Lido Coronado. www.saludymedicinas.com
“Hierba de San Juan, nueva arma contra la depresión”. Luis H. Steinberg.. www.enplenitud.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *