BABEL (II) :: El arte de suspender los juicios