autoboicot
AMOR Y RELACIONES

AUTOBOICOT :: Durmiendo con el enemigo

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Para afrontar los proyectos con optimismo hay que acallar a nuestros saboteadores internos.

autoboicot
El saboteador interno insiste en hacernos ver la vida gris y negativa.

{googleAds}
<div style=”float:right”>
<script><!–
google_ad_client = “pub-4451560900054534”;
/* 200×200, creado 7/09/10 */
google_ad_slot = “7411829614”;
google_ad_width = 200;
google_ad_height = 200;
//–>
</script>
<script
src=”http://pagead2.googlesyndication.com/pagead/show_ads.js”>
</script></div>
{/googleAds}

Todos tenemos voces internas que nos dan su opinión sobre cómo somos y actuamos. A veces son críticas y negativas, se trata de saboteadores internos que nos censuran, nos provocan sentimientos negativos y nos quitan las ganas de llevar a cabo lo que queríamos hacer.

Su misión originaria es protegernos de posibles peligros, conservar el statu quo y evitar “riesgos inútiles”. Pero si persisten en el tiempo nos impiden avanzar hacia lo que deseamos hacer realmente en nuestra vida.

El saboteador interno dice cosas como: “Esta ropa no te queda bien”. “No vas a estar a la altura de las circunstancias” o “A tu edad, nadie te dará trabajo”. El saboteador interno expresa las opiniones cuando menos las necesitamos, provocándonos unas enormes ganas de tirar la toalla y quedarnos donde estamos. Pero con un poco de práctica podremos desactivarlo, impedir que sea él quien dirija nuestra vida y nos impida hacer lo que deseamos.

Para enfrentarse al crítico interno, en primer lugar, hay que reconocerlo y luego familiarizarse con él. Un método muy eficaz es escribir su biografía: ¿Cómo se llama? ¿Cómo es? ¿Cuáles son sus frases favoritas? ¿Y sus habilidades? ¿Qué es lo que pretende?

Cuando le conozcas bien, decide qué quieres que haga cada vez que aparezca: que baje el volumen, que se dé un paseo…

Un invitado inesperado

Ana, por ejemplo, tenía un saboteador interno, muy pesado y gris, que siempre aparecía ante cada nuevo reto laboral y le decía: “No lo vas a hacer bien, no vas a ser capaz”. Una vez lo tuvo identificado, decidió imaginarlo como si fuera un invitado pesado que, a veces, se colaba en sus fiestas sin permiso. Y cuando aparecía, simplemente le decía: “¿Ya estás de nuevo por aquí? Puedes quedarte, pero por favor no molestes demasiado. De todas formas, no voy a hacerte caso”.

Conchita Rodríguez. Autora de “Tácticas de coaching para mujeres”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *