ADN misterioso (II): El ordenador espiritual