coconut-1125_1280
SABERES ALTERNATIVOS

Aceite de coco contra el Alzheimer

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Alzheimer y otras formas de demencia van en aumento • Una sustancia natural forma cetonas que protegen y revierten las enfermedades degenerativas • La experiencia de Steve Newport.

A pesar de que tendemos a no preocuparnos por las enfermedades que se producen tarde en la vida, saber cómo prevenir y tratar la enfermedad de Alzheimer es esencial. Un poco de investigación conduce a la relación entre el aceite de coco y la enfermedad de Alzheimer – y cómo este aceite puede ayudar a prevenir y revertir el problema.

►Aceite de coco contra el Alzheimer

Steve Newport empezó a sufrir demencia progresiva a los 53 años y más tarde fue  diagnosticado con Alzheimer. Los médicos le recetaron medicamentos como Aricept -un tratamiento que ya se ha demostrado bastante ineficaz y que viene a menudo con abrumadores efectos secundarios (como casi todos los productos farmacéuticos.) Finalmente, Steve no podía recordar cómo obtener agua de la nevera, ni señalar a la esfera de un reloj. El ‘tratamiento’ había fracasado miserablemente.

En lugar de seguir el camino demostrado como infructuoso por las compañías farmacéuticas, su esposa, la doctora Mary Newport, comenzó a investigar el Alzheimer mismo. Ella encontró que las cetonas son una fuente alternativa de energía para las células del cerebro cuando se tienen problemas para usar la glucosa, como ocurre en los pacientes con demencia. El cuerpo produce naturalmente las cetonas en la ausencia de hidratos de carbono, pero en lugar de poner a su esposo en una dieta estricta, la señora Newport simplemente le dio a tomar 20 gramos (aproximadamente 4 cucharaditas) de aceite de coco al día.

Para entonces, la Dra. Newport se había encontrado con una prueba clínica prometedora para la demencia. Humorísticamente, el “medicamento” fue creado usando una sustancia natural no patentable, triglicéridos de cadena media (MCT) derivados de coco o de palma, ya que las drogas sintéticas estaban fallando.

De acuerdo con investigaciones recientes, cuando el cuerpo metaboliza el aceite MCT, se forman cetonas que pueden proteger e incluso revertir la enfermedad de Alzheimer. Esto es cierto para la enfermedad de Parkinson y el Hungtington, la esclerosis múltiple y esclerosis lateral amiotrófica; epilepsia refractaria; la diabetes y diabetes tipo II, también.

“Inicialmente, Steve apenas podía recordar cómo dibujar un reloj. Dos semanas después de la adición de aceite de coco a su dieta, su dibujo mejoraba. Después de 37 días, el dibujo de Steve ganó aún más la claridad. El aceite parecía “levantar la niebla”. Todas las mañanas estaba alerta y feliz, locuaz, haciendo bromas… Él era capaz de concentrarse en las cosas que quería hacer en la casa y en el patio y permanecer en su tarea, mientras que antes del aceite de coco se distraía fácilmente y rara vez lograba nada a menos que estuviera bajo supervisión directa”.

En el transcurso de un año, su demencia se invirtió. Él era capaz de correr otra vez, su comprensión de la lectura de mejoró de manera espectacular, y mejoró la memoria. Una resonancia magnética demostró que su atrofia cerebral se había detenido por completo.

La relación entre aceite de coco y la enfermedad de Alzheimer que halló la investigación de la Dra. Newport ha salvado más de una vida. Podría ayudar a millones de pacientes con enfermedades degenerativas revertir sus condiciones de manera más eficaz y más frugalmente que con los productos farmacéuticos.

Los Newport experimentaron con una droga que utiliza una base de aceite de coco, pero sus efectos sólo duraron 3 horas, frente a las 8 horas del aceite de coco, no hidrogenado, de precio moderado, comprado en la tienda.


Alimentos naturales del cerebro

Esta no es la primera vez que los métodos naturales demuestran ser más eficaces que los productos farmacéuticos en la prevención de la demencia. El Dr. Robert Williams, de Kings College de Londres, defiende los beneficios potenciales de vegetales y frutos. Muchos alimentos, como el omega-3, los ácidos grasos que se encuentran en el pescado, y las antocianinas presentes en las bayas, verduras, frutos secos, mejoran la memoria y el rendimiento del cerebro en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *